Publicidad

Estas unidades están acabadas en color rojo violín, ligeramente menos rojizas de lo que se ven en el catálogo, y todavía más de mi agrado. Maravillosa la combinación de madera barnizada en alto brillo, con zonas recubiertas de piel negra que rodean los drivers, así como la zona trasera central de bass reflex y conectores.

Sonus faber Stradivari Homage__3

Cada caja cuenta con 2 woofers de 10” de fabricación Seas en aluminio/magnesio, un altavoz de medios de 6” de AudioTechnology y un tweeter Ring Radiator de Scan Speak de su serie Revelator. Heterogénea combinación que sin embargo funciona. Todos los transductores se pueden cubrir con la ya clásica rejilla de cuerdas elásticas que se colocan tensándolas fuertemente, y que aunque son muy bonitas, las retiré de manera permanente para percibir de manera más clara y nítida las cualidades de estas dos italianas. En la parte trasera cuenta con dos puertos bass reflex, uno que ayuda a la zona de woofers y otro para el altavoz de medios. Un solo par de conectores WBT completan la zona trasera. Solo falta describir que el gabinete de madera descansa sobre una pesada base metálica, donde se enroscan cuatro puntas del mismo material, siendo las delanteras de mayor altura. Esto posibilita la inclinación hacia atrás del conjunto, facilitando un perfecto ajuste temporal entre sus cuatro altavoces.

Sonus faber Stradivari Homage__4

Ya instaladas en mi sala, en su posición ideal aproximada, se ven aún mejor, y permitidme la reiteración –aunque me tachéis de “cansino” como diría José Mota–, de que no puedo quitarles la vista de encima. Me siento en mi mesa, desde donde escribo estas líneas, frente al equipo, y me cuesta no levantar cada minuto la vista del ordenador para contemplarlas. ¿Anulará esto mi sano juicio a la hora de evaluar su sonido? Yo que vosotros no le haría demasiado caso al artículo por si acaso…

¡Cómo suenen como se ven…!

Sonus faber Stradivari Homage__5

Las Stradivari declaran una elevada sensibilidad de 92 dB, lo que las convierte en francamente versátiles y cómodas para su emparejamiento con diversas amplificaciones. Su impedancia nominal de 4 Ohm no creo tampoco que presente una curva muy descendente en ningún punto. En todo el tiempo en que las tengo, han estado amplificadas con mis etapas monofónicas Ypsilon Aelius de 200W, que si bien considero que son amplificadores que manejan con soltura casi cualquier caja acústica del mercado, también es cierto que han sido exigidas muy poco por las Stradivari. En el display del previo Ypsilon PST-100 MKII que trabajaba en modo pasivo lo he podido comprobar, funcionando a un nivel de volumen claramente inferior al que estoy acostumbrado. Pero entremos ya en describir su sonido.

1 2 3 4

Comments are closed.