Publicidad

Lumin & Ars Antiqua Audio

Dada la cercanía temporal del presente artículo con el anterior, dedicado al fastuoso Métronome c/AQWO, he tenido la oportunidad de poder analizar el transporte de streaming Lumin U1 mini con dos decodificadores digital/analógico de primer nivel, por un lado el mencionado c/AQWO y por otro Le DAC, también de Métronome. Ambos, analizados AQUÍ y AQUÍ, y que me han permitido conocer un poco mejor la personalidad de nuestro invitado y extraer su jugo al máximo.

Dentro del catálogo de Ars Antiqua Audio, importador para España de Lumin, nos encontramos excelentes y completas propuestas de primer nivel asociadas al abrumador mundo digital, cada día más en auge. Ya desde su apertura en 2015 Xubing Zhu, CEO de la empresa, ha ido completando un catálogo de primer nivel, apto para todos los públicos y bolsillos, donde podremos combinar todo tipo de estéticas, tanto sónicas como de diseño, con el objeto de dar cobertura al mayor número de clientes posibles. Así pues dentro del ámbito digital nos encontramos, entre otros, los excelentes decodificadores digital/analógico de marcas como Aqua y Kalista/Métronome o los servidores de red Lumin, Diesis (recordemos el excelente Neptune) o Atoll.

Pero centremos el tiro en Lumin. Esta empresa apareció en escena en 2012 incorporando al mercado el A1, primer streamer de red compartible con DSD del mundo, el cual posicionó a la firma rápidamente en el punto de mira de distribuidores e importadores dada la novedad que en aquél momento suponía. Su empresa matriz, Pixel Magic Systems Ltd., fundada en 2003 y cuyos headquarters se ubican en Hong Kong, rápidamente llegó a encumbrarse en el mercado del audio/vídeo como empresa puntera gracias al desarrollo del primer procesador de video basado en tecnología Linux (bajo la marca Crystalio) y por sus excelentes productos Magic TV. Poco a poco la marca Lumin, decididamente enfocada hacia el mundo del hiend y bien respaldada, ha ido haciendo las cosas correctamente, con una estética soberbia y minimalista adaptada a los tiempos actuales, una versatilidad en todas sus creaciones magnífica, el uso de componentes de grado audiófilo de primer nivel y un desarrollo de software de gestión completo y fiable.

Actualmente Lumin dispone en su catálogo cinco reproductores de red (X1, S1, A1, T2 y D2), dos transportes de red (U1 y U1 mini), un amplificador (AMP), un reproductor de red y amplificador (M1), una fuente de alimentación lineal (X1 PSU) y un servidor de música (L1) con capacidad de hasta 5TB. Como se puede ver el portfolio ha ido incrementándose desde aquel lejano 2012 y quién sabe si dentro de poco podríamos ver incorporada alguna sorprendente novedad (se oyen rumores). Hifilive tuvo la oportunidad de analizar en 2016 el D1 por parte de mi compañero Josep Armengol AQUÍ.

Como he mencionado Lumin cuenta actualmente con dos transportes de red, el U1 cuyo precio es de 6.950.-€ y el U1 mini, objeto del presente artículo, cuyo precio es de 2.275.-€. Quizá una diferencia demasiado elevada entre ambos, echándose de menos un producto intermedio en nivel de precio. Las diferencias principales entre ambos aparatos destacaría que son el chasis, en la versión U1 es de una única pieza de buen grosor de aluminio anodizado CNC de alta rigidez (lo que supone baja vibración y alto blindaje) y el uso de una fuente de alimentación lineal de doble toroidal externa respecto a una más sencilla fuente de alimentación conmutada de la versión mini.

Dada la abrumadora diferencia de precio entre ambos transportes estuve realizando labores de investigación buscando un método mediante el cual mejorar la calidad final sónica resultante del U1 mini buscando así ese producto intermedio entre ambos. Para ello contacté con la empresa de origen holandés sBooster, especializada en la fabricación de upgrades a componentes de diversas marcas mediante la realización de fuentes de alimentación externas de tipo lineal. Pero de esto… hablaré más adelante.

Invito a todos nuestros lectores que sin pensarlo mucho y cuando acabe esta situación de cuarentena y confinamiento producida por el COVID-19 concierte una cita con Ars Antiqua Audio y se deje llevar, no sólo por la escucha de parte de las mejores marcas de alta fidelidad del panorama mundial, también para degustar la magnífica discografía de la que dispone (tiene miles de vinilos y teras en formato digital) y poder compartir con él conversaciones puramente melómanas. 

Unboxing e instalación

De vuelta a mi domicilio dispuse todo el material con el que me había hecho para la realización de este artículo. El propio Lumin, impecablemente empaquetado en doble caja de cartón se ubica acolchado entre unas piezas de espuma. El paquete incorpora además de la unidad principal, un cable de alimentación, un cable de red RJ45, un manual de instrucciones, un folleto, unos guantes y una bonita al tacto bolsa que lo envuelve. Además, Xubing me prestó un par de cables USB de alta gama de la firma de origen inglés Tellurium Q, modelos Silver diamond y Black. ¡Cómo veréis no quería renunciar a nada!

Quiero destacar el mimo con el que viene empaquetado el Lumin, según se abre da la sensación de lo que es, un aparato dirigido hacia un público exigente, connaisseur, que no se conforma con cualquier cosa y que está habituado a tratar con aparatos de pedigree.

La unidad presentada es de color negro en aluminio anodizado, aunque también existe en color gris. Dispone de un panel frontal de buen grosor donde se encuentra serigrafiada la marca, debajo de una pantalla led de tamaño suficiente y cuyo color, con letras azuladas sobre fondo negro, resulta especialmente atractiva. En ella se podrá ver, entre otras, la canción y artista que se esté escuchando, la duración en tiempo real de la pieza (por segundos y mediante un círculo que se va completando), el número de pista de la lista de reproducción que se escucha y la resolución y tipo de archivo leído. La misma que en el resto de productos Lumin.

La alimentación corre a cargo como he comentado de una fuente conmutada SMPS que viene separada de la placa principal mediante una gruesa carcasa de aluminio con el objeto de aislarla. En la placa principal (de circuito impreso y de impecable orden y distribución) resalta un circuito integrado FPGA (Field Programmable Gate Array) responsable de la distribución del reloj y rodeado por cuatro osciladores de bajo ruido, el microprocesador principal se encuentra debajo de un imponente disipador de color plateado, tal y como se puede apreciar en las fotografías que podréis ver en algún sitio de este artículo.

El U1 mini es ROON ready. Soporta Tidal, Qobuz, Spotify Connect, TuneIn y AirPlay de Apple y los formatos a los que tiene compatibilidad son DSD, PCM (FLAC, Apple lossless, WAV, AIFF), así como MQA, MP3 y AAC. Además Lumin dispone de su propia App gratuita para todo el control compatible iOS (8.0 en adelante) y Android (4.0 en adelante) para que podáis manejarlo desde vuestro smartphone y/o Tablet.

En el panel trasero, al igual que el U1, dispone de salidas AES/EBU, BNC, RCA, Toslink (todas estas soportan DoP/DSD sobre PCM), 2x USB tipo A (para flash y NAS) e incluso una toma de tierra. Una entrada RJ45 (UPnP) y un switch que apaga y enciende la batería además del clásico IEC de red de tres pines que permitirá conectarle cualquier cable de alta gama que consideremos oportuno. Además existe un pequeño botón de reset bien protegido. Por debajo hay cuatro patas que soportan al aparato rematadas con unos fieltros.

Las resoluciones hasta las que llega vía no USB se limitan a PCM24/192 y DSD64 vía DoP y a través de USB hasta PCM32/384 y DSD256.

La estética os puedo indicar que es sublime, minimalista, moderna y con una calidad constructiva adecuada para su nivel de precio. La del U1, que he tenido la oportunidad de verlo en persona, es apabullante y posiblemente inmejorable.

 

La instalación no puede ser más sencilla, nos descargamos en nuestro móvil o Tablet la app gratuita Lumin, conectamos a nuestro decodificador digital/analógico una de las salidas (o varias) y el cable RJ45 al router. Sincroniza y a funcionar. Hasta una persona “analógica” como yo lo realicé sin ningún tipo de complicación. Quizá eché de menos la posibilidad de conexión mediante WIFI, dado que aunque dispongo de la instalación pudiera ser posible que lo quisiera reubicar en otro lugar de la casa a futuro donde no dispusiera Ethernet. También es posible que se echen de menos algunos controles básicos (pause, play, mute, siguiente canción…) en el propio aparato o incluso un mando a distancia, sin necesidad de tener que coger el smartphone/Tablet cada vez que se quiera manejarlo.

La App de Lumin es estable, intuitiva y muy funcional. Quizá el entorno gráfico podría ser mejorable, pero nada que objetar y al nivel de otras Apps de primer nivel como BluOS (NAD y/o Bluesound), Aurender Conductor (Aurender) o incluso Roon, aunque ya sabemos que Roon (que es compatible con Lumin) no es sólo control, es también un programa servidor.

En ausencia de NAS durante la realización del artículo el uso que le he dado ha sido a través de la plataforma TIDAL. En este punto destacar que durante el desarrollo de la review tuve problemas con el contenido de alguna de las carpetas del menú principal (por ejemplo la carpeta Masters) pues según pude comprobar incluso con otros colegas que manejaban esta App salía vacía. Tras contactar con el servicio técnico de Lumin en Hong Kong en menos de 24 horas me solucionaron el problema, a pesar de la difícil situación que durante los meses de enero y febrero existió allí por el COVID-19. Sin duda un ejemplo de servicio postventa con el que quedé plenamente satisfecho.

La conexión a plataformas como Tidal/Qobuz es muy sencilla, dentro del menú de opciones se incorpora mail y password asociado a tu cuenta y con ello ya la importa a la App. La App, dentro de este menú de opciones del U1 mini, te permite diversas acciones entre las que destacaría ajustar la luminosidad del panel frontal (control dimmer), tiempo hasta stand by desde que deja de utilizarse, encendido/apagado de los LED del puerto RJ45 (muy chic), encendido/apagado de las salidas digitales (no incluye las USB), modo de salida MQA (apagado, preconvertido a PCM o passthrough), resampling de resolución tanto para DSD como para PCM de cualquier tipo de archivo PCM o DSD y también incluso de la profundidad del bit, llegando hasta 24bit.

Sonido

Antes de empezar, hay que apuntar que aunque no me cabe duda de que estamos de lleno en lo que considero es una segunda oleada de productos capaces de aportar sonido y prestaciones hiend a través de red (sea virtual o local), todavía muchos aficionados del núcleo duro clásico los miran de soslayo, teniendo cierta reticencia a incorporarlos a su sistema: sin duda un craso error. Sinceramente, al vivirlo en primera persona, mal que me pese he de reconocer que si bien con la primera oleada aún me mantuve reticente, desde el Munich hiend show de 2018 he mostrado especial interés tras comprobar la gran mejora que han obtenido los servidores digitales de red a nivel sónico y de fiabilidad de uso. Productos de referencia de marcas tales como Le Son, The beast, Antipodes Audio, Innuos, Roon Labs, NAD/Bluesound, Linn, Auralic, Aurender, la propia Lumin e incluso marcas ya consagradas como Esoteric, Playback Designs, dCS, McIntosh, Sony, Pioneer, Marantz o Meridian entre otros, completan un ya extensísimo catálogo de lo que a la postre no son más que ordenadores dedicados capaces de abrir una ventana a lo que no debemos olvidar es lo más importante: la música.

En este apartado me voy a centrar en hablar del sonido en sí del aparato con la configuración que bajo mi punto de vista dio los mejores resultados sónicos, más que extenderme en los diversos resultados obtenidos dependiendo de la configuración seleccionada. No quiero dilatar el artículo innecesariamente en hacer una descripción de estas diferencias y sí centrarme en su sonido bajo la mejor configuración posible en mi sistema, pues resulta más útil para el lector, dado que le permitirá conocer los máximos sónicos que el U1 mini ofrece.

Simplemente indicaros que a nivel opciones desde la App finalmente quedó ajustado con el control de volumen y LED del RJ45 apagados, salida digital AES/EBU y/o RCA encendidas (alternaba) y modo MQA en passthrough. La conexión digital elegida para clásica/jazz/opera fue a través de la toma AES/EBU con cableado Nordost si bien para pop/rock optaba por la toma RCA conectando cableado de MIT. Sí, no elegí la toma USB aunque sea capaz de llegar a resoluciones superiores, como ya he explicado en artículos anteriores a veces no lo que presupone ser mejor sobre el papel finalmente llega a serlo.

El primer punto en el que considero que destaca su personalidad sónica es su silencio. Los sonidos surgen sobre un fondo negro muy logrado que ayuda a obtener una perfecta focalización. Ésta podría decirse que tiende a ser más puntual que corpórea, prestando más atención al qué que al cómo. El efecto pinpoint es muy acusado proporcionando y percibiéndose una separación de canales excelente. Un buen disco para experimentar estas sensaciones es “Between heaven and earth” del compositor indio A. R. Rahman (Sony classical. 2004), en Dacoit duel es impresionante apreciar la capacidad de discriminación de la microinformación que ofrece y cómo la fragua sobre el tablero escénico.

Otra cualidad que me ha dejado gratamente sorprendido es la proyección macrodinámica. En “Winds of war and peace” (Wilson Audiophile. 1988) dirigido por Lowell Graham se escucha claramente cómo los ataques dinámicos son contundentes y controlados, no quedando de ningún modo desatendidos los pequeños detalles. Es capaz de ofrecer sin despeinarse lo contundente y lo sutil y además discriminarlo manteniendo así el peso completo de la melodía y su sentido musical.

Tímbricamente, podríamos decir que tiende a ser neutral, si bien es cierto que en discos con alto grado de información caso de “Det vi har“ (Månestein. 2017), de la cantante y compositora noruega Kari Bremnes, en algunos pasajes pudiera subir un tono. No obstante, aquí será muy importante analizar el tipo de decodificador que se tenga y los resultados que ofrezca con las diferentes conexiones digitales y/o ajustes de resampling.

 

La parte alta es muy buena, se desenvuelve sin problemas. Los platillos del Dave Brubeck quartet en el celebérrimo Take five de “Time out” (Columbia. 1959) son perfectamente creíbles y no presentan ningún tipo de aristas u opacidad que puedan hacerme pensar que estoy ante un equipo de música.

Voces y medios en general es la parte más completa y en la que mejor se defiende el U1 mini, tanto los The Fairfield four cantando a cappella en su mítico disco “I couln´t hear nobody pray”  (Warner Bros. 1997) como mi querida Jacintha en “Lush life” (Groove note. 2001) proyectan su presencia y voces de un modo natural delante de mí, manteniendo una distancia ante el oyente correcta y permitiendo vislumbrar su liquidez con altas dosis de transparencia. No me cabe duda de que en este punto se consigue máximo realismo. ¡Bravo!

La zona baja del espectro es correcta y extiende adecuadamente, discos espectaculares como la banda sonora “Blade runner 2049” (Epic records. 2017) en su primer corte provoca el desmelenamiento de mis Wilson Audio tal y como se exige. No obstante y conociendo muy bien el corte que se escuche, es posible que en algún momento concreto se pueda echar en falta un poco más de articulación (no obstante es una apreciación sutil).

Como ya sabéis, hace no mucho tiempo tuve la capacidad de poder evaluar a fondo el magnífico Bluesound Node 2i (review AQUÍ) donde concluí que estábamos ante el reproductor de red con una mejor relación calidad/precio del mercado dada su absoluta versatilidad (apabulla), calidad de sonido y facilidad de manejo gracias a su App BluOS. Sin embargo el U1 mini si bien es únicamente transporte y no puede competir en versatilidad al ser un componente más “dedicado”, he de reconocer que puramente a nivel sónico va un pasito más allá y ofrece una mejor estabilidad escénica global así como un escalón de mayor transparencia. Si bien es cierto que la diferencia de precio es importante además de requerir de un decodificador externo que, visto de otro modo, permite a la postre una mayor versatilidad de conexión que el Node 2i al incluir tomas AES/EBU, USB y BNC y por lo tanto tener la capacidad de optimizar el sonido final más a fondo.

Sbooster PSU upgrade

Como ya comentara en algún lugar del presente artículo existe un escalón bastante importante entre los dos transportes de streaming que tiene en catálogo actualmente Lumin. Por un lado tenemos el U1 que incluye una fuente de alimentación de doble toroidal en módulo aparte a un precio de 6.950€ y por otro lado el U1 mini, el cual lleva una fuente de alimentación conmutada SMPS, a un precio de 2.275€.

Dado que la alimentación de la placa del U1 mini funciona a 12V en continua (muy común), me dispuse a analizar qué soluciones after market podía encontrar para mejorarlo a un precio coherente, dado que de momento la fuente de alimentación que vende Lumin, la X1, no es válida para el U1 mini y tampoco existe otra alternativa original de la firma con sede en Hong Kong. 

Así fue cómo tras varias vueltas me puse en contacto con la empresa holandesa sBooster (de Squeeze-upgrade), la cual está especializada exclusivamente en la construcción de fuentes de alimentación lineales de alta calidad y dispone un catálogo de compatibilidad altísimo, con numerosos productos del mundo de la alta gama con el objeto de aportar su granito de arena mejorando las fuentes de alimentación originales.

Así fue como me hice con una fuente de alimentación a 12V modelo BOTW ECO MKII y el kit de conexión específico para el U1 mini. Su precio: 378€

Diseñado por Wiebren Draaijer en Holanda la instalación es relativamente sencilla y se puede hacer en no más de 30 minutos. Básicamente consiste en seguir unas fáciles instrucciones que indican paso a paso cómo se abre el U1 mini, cómo se desconecta de la placa principal la fuente SMPS, se desmonta y finalmente se conecta el kit de conexión a placa y modifica el IEC de alimentación trasero por el que incluye la sBooster. Indicar que el montaje es reversible, pero requerirá de la destreza de una soldadura pues es necesario cortar uno de los cables internos de alimentación.

Una vez finalizado se guarda en el arcón la fuente de alimentación SMPS y la tapa de aluminio que la cubre para un futuro mejor y se vuelve a poner la tapa al U1 mini tras conectar a placa el kit de conexión e instalar la nueva toma al chasis. La conexión entre el Lumin y la BOTW se realiza mediante un cable DC denominado split current system que integra un pequeño filtro y a la BOTW podremos conectarle el cable de alimentación de red que más nos guste.

Tal y como podréis ver en las fotos destaca en su interior el uso de un transformador toroidal de grado audiófilo de 50VA sobredimensionado perfectamente blindado. Entre otros, el filtro de red de doble etapa se encarga de limpiar las indeseables altas frecuencias antes de que la corriente llegue al transformador. Adicionalmente destaca un banco de condensadores de polipropileno de alta calidad, todo ello mediante cableado de cobre bañado en plata con aislamiento de Teflon y conectores bañados en oro. Pero, ¿cómo suena? ¿Qué impacto tiene sobre el sonido del Lumin U1 mini? 

Lo primero que más llama la atención es la relajación que aporta al sonido, relajación en términos absolutamente analógicos. Intentaré explicarme, dado que tal y como lo he expuesto parece el típico cliché. Las frecuencias bajas del espectro se vuelven de un modo evidente más complejas, completas y articuladas, provocando un incremento en la dimensión escénica. Esto produce como consecuencia la sensación subjetiva de que mis cajas suenan literalmente más grandes y mejor amplificadas. Tanto el acuse como la velocidad de los transitorios y decays están más marcados mostrando los sonidos sin aparente esfuerzo (“easy swing” que dicen en golf), con más holgura y facilidad, ganando así una mayor coherencia.

El sonido en medios ha cogido corporeidad, tiene una mayor densidad, es más orgánico y ello redunda en una mayor presencia y credibilidad. Además se ha producido una estabilidad escénica digna de las mejores fuentes digitales que haya tenido la oportunidad de escuchar en mi sistema. 

La parte alta del espectro abre con suma facilidad y los sonidos no se enquistan en el medio/agudo, fluyendo hasta la parte alta con suma naturalidad. Este problema muchas veces provoca que determinadas fuentes digitales pequen de ser ligeramente puntiagudas. La apertura se asimila al de una buena cápsula MC de baja salida, sin duda.

Si bien de por sí el U1 mini ya se puede considerar un transporte que ofrece altos y creíbles niveles de silencio, tal y como he comentado con anterioridad, la incorporación del BOTW mantiene ese altísimo nivel, pero gracias a la aparición de riqueza en matices, texturas, apertura en extremos y precisión en los medios consigue una tridimensionalidad en la escena ampliamente destacable. 

Reconozco que con el U1 mini la capacidad de focalización de voces e instrumentos es exquisita, pero con la adición del BOTW nos vamos más allá y encontraremos de un modo más sencillo su ubicación en plano, entiéndase profundidad, dentro de la escena sonora.

Es increíble cómo puede modificar el comportamiento de un transporte una fuente de alimentación lineal bien ejecutada sobre una conmutada como la que ofrece el U1 mini. El nivel de calidez, detalle en la micro dinámica, pegada a nivel macro y ausencia total de aristas inherentes al formato digital desaparecen gracias a la apertura y naturalidad que aporta BTOW al U1 mini.

La combinación del U1 mini con la PSU BOTW ECO MKII es sin duda un caballo ganador que estoy convencido asombrará incluso al más reticente a probar los productos after market que se ofrecen, y lleva al U1 mini hasta un nivel de sofisticación que personalmente me ha dejado sorprendido muy gratamente.

Quiero destacar que el sello calidad/precio en esta ocasión se lo lleva el tándem, dado que por algo menos de 3.000.-€ dudo que haya mejores transportes de red. Altamente recomendable.

Conclusión

Con sede en Hong Kong, la firma Lumin saltó a la fama en 2012 por ofrecer al mundo el primer streamer compatible con DSD. Desde entonces, rápidamente se ha posicionado como una de las empresas líderes en el sector del audio digital en red. Actualmente con un catálogo de productos muy completo en el que encontramos no sólo reproductores, también transportes, amplificadores e incluso servidores, gracias a Ars Antiqua Audio -importador de la firma para España- Hifilive ha tenido la oportunidad de poder acceder a la evaluación del transporte de red U1 mini.

Impecablemente presentado y con una construcción irreprochable a su nivel de precio el U1 mini dispone de gran versatilidad gracias a su completo banco de salidas digitales (AES/EBU, BNC, RCA, Toslink, 2x USB) y su compatibilidad hasta PCM32/384 o DSD256 vía USB.

De gran facilidad de montaje y manejo destaca lo intuitivo, estable y sofisticado de su App de control, un placer de uso en todos los sentidos.  El U1 mini es Roon ready. Soporta Tidal, Qobuz, Spotify Connect, TuneIn y AirPlay de Apple. Además es compatible con DSD y PCM, así como MQA, MP3 y AAC.

Ofrece un sonido silencioso, de mucha precisión en microdinámica y precisa focalización. Sus medios son sublimes y te dejarán escuchar y profundizar en la música sin fatiga.

Durante la elaboración presente artículo la modificación de la fuente de alimentación conmutada original por una fuente de alimentación lineal de la firma holandesa sBooster resultó reveladora y supuso una mejora en la calidad global del sonido relevante.

No me cabe duda de que el tándem compuesto por el transporte de red Lumin U1 mini, junto con la fuente de alimentación lineal externa sBooster BOTW ECO MKII son capaces de competir con productos equivalentes que le duplique en precio sin dificultades, ¡un chollo! Tanto es que no he tenido ninguna duda en incorporarlo como nueva referencia a mi sistema.

Mi más sincera recomendación.

Puntos destacados

+ Estabilidad y facilidad de uso de la interfaz

+ Calidad del sonido

+ Variedad de salidas digitales

+ Compatible DSD y MQA

– Ausencia de WIFI

– Dimensión de la pantalla 

Precio de venta al público Lumin U1: 2.275.-€

Upgrade sBooster: 378.-€

Distribuye Ars Antiqua Audio

SISTEMA UTILIZADO PARA LA PRUEBA

Cajas acústicas

  • Wilson Audio WATT/Puppy System 5.1E
  • Bowers & Wilkins ASW 3000 subwoofer

Fuentes

  • Clearaudio Champion Level II 
  • Métronome c/AQWO
  • Métronome Le DAC
  • Bluesound Node 2i
  • Lumin U1 mini

Brazo de lectura

  • Kuzma 4point

Cápsulas

  • Lyra Kleos SL Limited Edition
  • Koetsu Urushi Vermilion

Amplificación

  • LFD MC-2 SE
  • Mark Levinson Nº 380S
  • Krell FPB 600c

Cableado

  • Nordost Valhalla y Silver Shadow
  • MIT Shotgun S1 
  • Tellurium Q Silver Diamond y Black USB

Tratamiento de red

  • sBooster BOTW ECO MKII
  • Vibex One 7 Rhodium Version Powerblock
  • Clearaudio S. Synchro
  • Acrolink 7N-P4030 II – Transparent Power Link Super PLS – MIT Z-Cord II 
  • Línea dedicada 20A

Accesorios

  • Clearaudio Outer Limit y Locator – Clearaudio Quadro XXL Clamp – Okki Nokki RCM MKII – Vincent KHV 111 MKII – Sennheiser HD 650 – Terpsicore Cable Sound Clear y Damper 30 – RPG Skyline – Shakti “The Stone” – Stillpoints ERS Cloth – VibraPOD – Cable Isolators – Audio Selection y Vibex (prototipo) Spikes – Muebles ultrarígidos hechos a medida – Bases de granito sudafricano

 

 

Comments are closed.